Buscar en Humanidad sostenible

Aplique la huella ecológica

sábado, 19 de septiembre de 2009

Hoy quiero hablarles sobre un tema que ya se ha tratado en otras entradas del blog. La huella ambiental, o huella ecológica. Una de las cosas más curiosas sobre este tema, es que para algunas personas este tema es todavía algo esotérico y sin fundamento. Y aunque los inicios de este indicador fueron algo controvertidos. Desde su creación en 1996 hasta la fecha , se han realizado gran cantidad de mejoras sustanciales. En este sentido, el contenido de la última Conferencia sobre Huella Ecológica, celebrada en mayo de 2007 en Cardiff (Gales), puede dar una idea de la diversidad de trabajos que los numerosos especialistas en todo el mundo están llevando a cabo.

Teniendo en cuenta lo anterior, ningún otro indicador dispone de la carga de esfuerzo académico que se está realizando actualmente con la huella ambiental. En este blog, profundizaremos más en el tema y partiremos de lo “esotérico” hasta lo académico y aplicativo. Incluso establecermos cómo la aplicación de la huella ambiental se puede traducir en beneficios económicos para la persona o industria que lo aplique.

En una entrada anterior Indicadores Ambientales Globales se hizo una pequeña definición de este concepto. Y antes de tratar el tema de una manera más profunda, lo invito a que calcule su huella ambiental en http://www.myfootprint.org/ y si no salió muy favorecido he acá unos consejos de Juan Luis Domenech para reducir su huella personal y con ella la huella global.

  • Valore la necesidad real que tiene de los productos que compra, recuerde seguir como mínimo las reglas de las tres Rs (reducir, reutilizar y reciclar),
  • Compre productos locales o próximos a su localidad, son preferibles a los importados, pues consumen menos combustible en su transporte y producen menos emisiones, a la vez que favorece la economía regional,
  • Consuma productos frescos antes que enlatados y aumente la proporción de productos vegetales con respecto a los derivados animales,
  • Invierta en energías verdes, utilice bombillas y electrodomésticos de bajo consumo. Emplee pilas recargables. No deje aparatos eléctricos encendidos inútilmente, como el televisor o el ordenador,
  • Reduzca el consumo de agua. Contar con difusores eficientes para la ducha, reparar las pequeñas fugas, dosificar el agua de aseo o introducir algún objeto en la cisterna para disminuir el consumo de agua, son prácticas excelentes para conservar este precioso recurso,
  • Minimice los residuos sólidos, compre al por mayor y ahorrará dinero, compre productos con poco embalaje y reciclable. Evite el plástico y el corcho blanco. Busque productos ecológicos o con etiqueta ecológica. Rechace las bolsas de plástico, utilice sus propias bolsas.
  • Trasládese caminando, siempre que sea posible. Utilice la bicicleta o los transportes públicos antes que el vehículo. Si usa el auto, compártalo siempre que pueda. Un vehículo mál mantenido consume y contamina más,
  • Emplee papel reciclado 100% y libre de cloro. Consuma el menor volumen de papel posible y utilice siempre las dos caras. Arroje todo el papel a los contenedores de papel reciclable. Sea responsable con sus compras y en especial con la madera: nunca compre maderas exóticas o de procedencia dudosa,
  • Repare sus productos antes que comprarlos nuevos. Alquile la maquinaria en lugar de comprarla, si es posible. No tire nada a la basura sin antes pensar si sirve para algo o para alguien,
  • Evite productos de usar y tirar, como papel de cocina o servilletas, pañuelos de papel, afeitadoras de plástico, etc,
  • Utilice contenedores selectivos, no arroje a la basura los productos tóxicos o peligrosos. Si no recicla el aceite de cocina, la mejor forma de deshacerse del mismo es meterlo en botellas plásticas antes de tirarlo a la basura,
  • Y recuerde que el desarrollo sostenible no es sólo ambiental: preocúpese por la sociedad en la que vive, tanto por la sociedad local como por la sociedad global. Colabore con las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) de su localidad. Deje la indiferencia a un lado, y sea crítico con las injusticias sociales. Si ya ha alcanzado sus objetivos de bienestar, hay muchos millones de personas aguardando a que alguien les saque de los niveles más básicos de subsistencia. En el desarrollo sostenible global, ganamos todos.

Read more...

Experimente el cambio climático en imágenes

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Hoy quiero presentarles una estrategia pedagógica del gobierno vasco para ilustrar sobre el cambio climático. Esta página se compone de 4 partes muy interesantes:
  1. ¿Por qué se produce?
  2. ¿Las consecuencias?
  3. ¿Qué estamos haciendo?
  4. Paseos virtuales
A continuación les dejo una imagen vinculada a la URL de la página





Read more...

Estrategias ambientales: de las 3 R a las 10 R

sábado, 5 de septiembre de 2009

Hoy quiero recomendarles un libro de Walter Pardavé Livia llamado "Estrategias ambientales: de las 3R a las 10R", publicado por ECOE Ediciones.

Hasta hace algún tiempo se consideraba que la máxima expresión de sostenibilidad era practicar las 3R: Reducir, Reutilizar y Reciclar. Sin embargo, este autor nos demuestra que no es suficiente, que es necesario agregar otras R.

De acuerdo al autor para que la gestión ambiental de una empresa sea verdaderamente sostenible, es necesario aplicar 10R, las cuales en su orden son:
  • Reordenar
  • Reformular
  • Reducir
  • Reutilizar
  • Refabricar
  • Reciclar
  • Revalorizar energéticamente
  • Rediseñar
  • Recompensar
  • Renovar
A continuación hago una breve descripción de estas en su orden de aplicación:

Reordenar: Tanto productores, distribuidores y consumidores son responsables de los daños causados al ambiente, lo que equivale adoptar el principio "el que contamina paga", a través del cual se deben introducir los costos medioambientales dentro de los costos de producción.

Reformular: Es necesario intensificar los estudios de factibilidad que permitan reformular los productos de modo que se empleen atributos como reciclabilidiad y biodegradabilidad, entre otros, con lo objetivos de protección del medio ambiente.

Reducir: Una alternativa que favorecerá la calidad de vida de los seres humanos, es la de reducir el uso y consumo de materias primas y energía, recurriendo a fuentes renovables y minimizando los residuos durante el ciclo de vida de los productos.

Reutilizar: El reutilizar los productos y sus envases, empaques y/o embalajes es una muestra de la vía compatible de la protección de la naturaleza, puesto que impide que se consuman materias primas y energía vírgenes para fabricar nuevos productos

Refabricar: Los procesos de desmonte, inspección, reabastacimiento, remontaje y ensayo final, pueden hacer procesos y/o productos más útiles y menos contaminantes, como un claro indicativo de que el refabricar es una manera de de buscar procedimientos de menor impacto.

Reciclar: En la actualidad, la obtención de materias primas derivadas del producto final ya utilizado, representa una fuente importante que puede ser renovada para muchos productos indefinidamente, el reciclar depende principalmente de tres factores: el valor del material como residuos, el costo del proceso de reciclaje y la aplicabilidad de la materia prima obtenida.

Revalorizar energéticamente: La aplicación de este concepto en los procesos, productos y los residuos, es una alternativa para no perder de vista, en función de las desventajas de los recursos energéticos no renovables, a modo de ejemplo, los residuos plásticos presentan valor calórico intrínseco más altos que otros tipo de residuos.

Rediseñar: Partiendo de la premisa de que "es mejor prevenir que curar", se deben rediseñar los productos, equipos y procesos, incorporando sistemas que eleven la eficiencia ambiental, imitando a los ecosistemas para que los productos finales se conviertan en el eslabón siguiente de la cadena.

Recompensar: La organizaciones ya adoptan diferentes tipos de incentivos: económicos y de reconocimiento (casos como los que emplean Golden Carrots, Energy Star, Green Lights, entre otros), Recompensar a la innovación relacionada con acciones medioambientales, a modo de ejemplo: impuestos a los que provocan contaminación para que sea costoso usarla. No a subvenciones para actividades de consumo excesivo de recursos naturales, excención de impuestos para adopción de tecnologías limpias y equipos de control, financiación de proyectos que reduzcan impactos ambientales, etc.

Renovar: También debemos renovar apoyados por las prácticas actuales para que no reflejen una mentalidad lineal, apoyada en que la naturaleza no es un pozo con fondo ilimitado de recursos, a una mentalidad circular buscando ciclos en nuestros circuitos productivos y en nuestros circuitos de vida.

la información anterior corresponde al preámbulo del libro, el cual dedica un capítulo a cada R con ejemplos y bibliografía. Este libro es interesante, dado que corresponde a un cambio de paradigma, dado que en un futuro no muy lejano, no será suficiente con ponerse al día en normas regulatorias y en rutinas de de descontaminación, sino que habrá que adelantarse a los problemas ambientales, aplicando alternativas innovadoras.

En este sentido, la aplicación de estas acciones en las industrias y en nuestra vida cotidiana, nos encaminará en la ruta para convertirnos en una Humanidad Sostenible.

Read more...

El 80% del oxígeno respirable proviene del mar

jueves, 3 de septiembre de 2009

Hace algunos días leía en una revista de esas no tan científicas, que el 80% del oxígeno respirable del planeta se genera en el mar. Me pareció un poco exagerado y dado que la fuente de donde provenía esta información no era muy fiable que digamos, me dí a la tarea de investigar un poco más al respecto. Y efectivamente esta información es real. Si quiere ampliar esta información puede entrar a las siguientes páginas:

http://ecology.com/features/mostimportantorganism/
http://www.naturalwholefoodhealthproductsandsupplements.com/page/264220203

Esta información me inquietó bastante, dado que estaba acostumbrada a pensar que la solución al cambio climático era sembrar y sembrar árboles, no imprimir documentos y reciclar papel. Yo pensaba que estas acciones eran suficientes para "salvar al planeta". Estaba muy equivocada.
Teniendo en cuenta esta nueva información, las acciones que yo pensaba que iban a salvar al planeta son cuando mucho pañitos de agua tibia. Entonces me puse a pensar que pasaría si yo sembrara muchos árboles y no volviera a utilizar ningún tipo de papel en mi vida. Llegué a la conclusión que estaría haciendo solo el 20% de la tarea.

¿Donde está el 80% faltante? ¿Cuál es la falla en este campo? ¿Cómo actuar para subir este 20%? Estas son preguntas un poco difìciles de responder sobretodo para una persona que como yo vive a casi 1000 km del mar. Antes de tener esta información, pensaba que no tenía mucha responsabilidad frente a lo que le pasaba al océano y que eran las poblaciones costeras quienes debían realizar las acciones necesarias para descontaminarlo.

Otra vez estaba equivocada, dado que había un 80% de responsabilidad que no identificaba. Al pensar cómo podía yo influir al océano estando tan lejos del mismo, comencé a entender eso de que todos estamos conectados. Pero ¿cómo me conectaba yo con el mar estando tan lejos de él? Depronto una respuesta sencilla que siempre había sabido comenzó a preocuparme: Los ríos. Si, los ríos recorren el interior de una ciudad, país o continente y desembocan en el mar con todo lo que hayan recogodo a su paso (bueno o no tan bueno).

Esta revelación traía consigo una pregunta aún más inquietante...¿Qué estaba recogiendo de mí el río que pasa por la ciudad donde vivo? La respuesta no fue muy agradable, sin embargo, me llamó mucho la atención que cada día nos acercamos más al manejo sostenible de residuos, y sin embargo, estamos muy lejos de al menos hacer una gestión medianamente buena de nuestros vertimientos, que no solo se componen de nuestros propios desechos, sino que además le adicionamos los productos químicos provenientes para mantener nuestro estilo de vida (limpiadores, jabones, fertilizantes para nuestros jardines, aceites etc).

Al hacer el balance, me dí cuenta que la cotidianidad de nuestro hogar no abarca el 80% restante de las acciones que contaminan los océanos y que disminuyen la producción de oxígeno. ¿Donde estan? En nuestras pequeñas elecciones. ¿De donde provienen los zapatos que tenemos puestos? ¿Que tan ambientalmente amigable fue su fabricación? ¿Quién cultivó la manzana de la merienda? ¿Qué tanto herbicida se utilizó? Y el paquete de papitas que nos comemos cuánta agua utilizó y como se manejó el aceite de la fritura?.

En fin casi todas nuestras elecciones afectan el recurso hídrico. Sin embargo, el fin de este artículo no es llamar al terrorismo psicológico y a la desesperanza, simplemente trata de evidenciar que las acciones encaminadas hacia una Humanidad Sostenible con el recurso hídrico no deben reducirse a clichés sino a acciones concretas y conscientes.

Por eso el llamado de hoy es a estar atentos a nuestras elecciones de vida, a indagar más y ampliar nuestro conocimiento sobre cómo funciona nuestro entorno y asumir un papel activo y consciente en las decisiones que tomamos. Como todo proceso, es necesario empezar por el paso más fácil e ir avanzando hacia un estilo de vida sano y sostenible, sin caer en extremismos que nos impida disfrutar nuestro paso por el planeta.

Read more...

Páginas vistas en el último mes

Entradas populares

TÉRMINOS LEGALES

Creative Commons License
Humanidad Sostenible está bajo una licencia de Creative Commons.

  © Blogger template On The Road by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP