Google
la Web Humanidad Sostenible

Preciclaje

sábado, 4 de julio de 2009

En una entrada anterior (Lecciones aprendidas del reciclaje), veíamos que más allá del mismo, era necesario preguntarnos si podíamos reducir nuestros residuos, si al comprar artículos o bienes de consumo, escogeríamos el más amigable con el ambiente, o si podíamos consumir alimentos cultivados en vez de procesados. Pues bien, estas y todas aquellas acciones encaminadas a NO generar residuos o contaminación se denomina preciclaje.

Definamos un poco mejor este concepto. El preciclaje, más allá de una definición es un estilo de vida. Si observamos el reciclaje convencional, podemos notar que éste se aplica solo cuando los residuos ya han sido generados, por lo tanto, solo se aplica para minimizar los impactos que éstos generan.

Es necesario aclarar que el reciclaje como tal nunca reducirá a cero (0) los impactos de los residuos. Esto se debe a dos razones principales,

Los residuos ya se generaron y esto lleva implícitos impactos propios de los productos, bienes y servicios que los producen (Ej., los empaques de plástico tienen implícitos los impactos de la extracción de petróleo necesaria para su fabricación, el papel de residual tiene implícitos los impactos de la tala de árboles).
Las actividades del reciclaje, traen consigo impactos propios de la actividad (Ej. Generación de CO2, por el transporte de los residuos, generación de vertimientos por el tratamiento de los mismos, etc).

Los comportamientos anteriores se pueden evidenciar mejor cuando se realiza un Análisis del Ciclo de Vida (ACV) de los procesos para el manejo de residuos y se calcula la Huella Ambiental o ecológica de los mismos (estos temas se tratarán en otras entradas, dado que son bastante amplios y requieren análisis particulares).

Por su parte, el preciclaje, es una actitud que se traduce en acciones de quien genera o consume un artículo o un servicio encaminadas no generar o reducir residuos y otros impactos ambientales como la contaminación, el cambio climático, la tala de árboles, etc. Esta actitud se puede analizar desde diversas instancias de aplicación. Hoy solo veremos las dos más frecuentes:

  • Empresarial: Las empresas aplican el preciclaje cuando involucran dentro de sus procesos, Iniciativas Voluntarias, más allá de la legislación ambiental sobre producción más limpia, sustitución de materias primas, reducción de residuos en origen, capacitaciones frecuentes a sus empleados para el aprovechamiento adecuado de recursos, etc.
  • Consumidor: Los consumidores (usted y yo) podemos practicar el preciclaje cuando analizamos los productos que consumimos y las empresas que lo producen, seleccionamos aquellos que requieren menos procesos para su fabricación, utilizar productos de limpieza ecológicos y concentrados, comprar productos de comercio justo e interesarse por la ética de marcas, etc.
El preciclaje es solo el primer paso del el camino hacia nuestra transformación en una Humanidad Sostenible, donde asumamos la responsabilidad de nuestras elecciones y sus efectos.

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en el último mes

Entradas populares

TÉRMINOS LEGALES

Creative Commons License
Humanidad Sostenible está bajo una licencia de Creative Commons.

  © Blogger template On The Road by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP