Buscar en Humanidad sostenible

Huella hídrica, mucho más que agua

viernes, 19 de noviembre de 2010

Hasta hace solo unos pocos años la sostenibilidad ambiental era medida, entendida y manejada solo por especialistas, era difícil para el ciudadano común entender conceptos como Matriz de leopold, balance scorecard, indicadores de gestión, etc. Sin embargo, en la actualidad esto está cambiando, ahora el consumidor es responsable de identificar si un producto fue elaborado de manera sostenible y de tomar la decisión de adquirirlo.

Por esto se han creado las metodologías de las famosas huellas, está la huella ecológica, la huella de carbono y la huella hídrica, entre otras. Sobre esta última trataremos en esta entrada.

De acuerdo a la página  Huella Hídirca (Water Footrpint), ésta se define como:

“La huella hídrica de un individuo, comunidad o comercio se define como el volumen total de agua dulce que se utiliza para producir los bienes y servicios consumidos por el individuo o comunidad así como los producidos por los comercios.”

Y muestran unos datos bastante escalofriantes, por ejemplo:


Aunque estos datos son ciertos, son un poco alarmistas, porque a menos que uno sea vegetariano, no puede evitar consumir carne. No es justo sentirse culpable por comer arroz o maíz, y cómo disfruta uno de un café.

No es que el tema de la huella hídrica no me parezca importante, todo lo contrario, tan es así que creo que  se debe empezar por las acciones que uno verdaderamente puede controlar. Una de las actividades que me parece generan uno de los mayores desperdicios de agua es el lavado de utensilios de cocina. parece una acción sencilla, poco taquillera o rimbombante.

Comienza la historia

Mi mamá consciente del desperdicio de agua en la cocina, creó una especie de método para lavar los platos, que me parece interesante y que se traduce en una verdadera acción para disminuir el gasto de agua en esta actividad. La semana pasada, estuve sola y como no estoy acostumbrada a lavar loza ni platos, vi como los trastes sucios se iban acumulando y acumulando. Para terminar de completar, la señora que nos ayuda en los quehaceres se enfermó, entonces si mi mamá llegaba y veía semejante espectáculo en la cocina, se iba a armar la de troya.

Entonces me tocó arremagarme la camisa, ponerme los guantes y manos a la obra. Me pareció que éste era un buen momento para compartir con ustedes el método que desarrolló mi mamá para lavar la loza y conocer cómo podemos reducir el consumo de agua en esta actividad. Empecemos

1.      1. La tarea que me esperaba

Esta era la tarea que me esperaba. Bueno, acá se aplica literalmente que estaba cosechando lo que sembré


No podía creer que yo solita hubiera generado semejante desorden. Parece la publicidad de un jabón de cocina, pero no, era la cruda realidad.

2.      2. Organizar

Lo primero que había que hace era organizar la loza. Primero la que había contenido sustancias no grasosas ni cárnicos (jugos, leche, chocolate, etc), luego seguía la loza que tuviera algo de grasa y que estuviera pegada, por último, las ollas y utensilios que contuvieron, carne, grasa, huevo, pescado, etc.

Duración 4 minutos, 54 segundos


3.       3. Utensilios imprescindible

Además del jabón y la esponjilla, los utensilios principales para iniciar con nuestro método son un colador y un recipiente que ya no utilicemos. Y por su puesto, para nuestro experimento, un balde para medir el agua que consumimos en la actividad.


4.  4. Enjabonar y lavar

Iniciamos enjabonando la loza libre de grasa y carne (duración 6 minutos,11 segundos)


Sin embargo, si lavamos la loza de esta manera no es mucho lo que vamos a ahorrar, entonces vamos a organizar la loza tal como lo veremos a continuación:



Duración 2:minutos 

Para empezar a lavar la loza, utilizamos en el grifo un dispositivo ahorrador de agua o abrimos muy poquito la llave



Como vimos anteriormente lo primero que empezamos a lavar son los platos y utensilios pandos como tapas y tablas, de esta manera el agua va cayendo hacia los utensilios más hondos y se van enjuagando solos, hasta que por último quedan los cubiertos y cucharas.



 Duración 8. Créanme cuando no se organiza la loza, se gasta más agua y se demora mucho más.

Tip de seguridad. Cuando estén lavando diferentes tipos de cubiertos, empiecen por los cuchillo, y luego los demás utensilios.


Tip Adicional . Cada vez que se requera vaciar el recipiente que retiene el agua, la pasamos por el colador.



 5. Secar y organizar

Como el agua que quedó en el tazón no tiene grasa ni carne, se puede emplear para remojar utensilios cuya suciedad se haya secado y bueno, el escurridero se llenó, entonces toca secar  y organizar

Duración 6 minutos 30 segundos


        6. Repetir el proceso

Repetimos el proceso con la loza “más sucia” dos veces más

Duración:

Primera repetición

  • Enjabonada 11minutos 14 segundos
  • Lavada 7 minutos 5 segundos
  • Secar y organizar 6 minutos 48 segundos
Segunda repetición

  • Enjabonada 5 minutos :38 segundos
  • Lavada 5 minutos :37 segundos
  • Secar y organizar 3 minutos :20 segundos

Por último seguimos con los utensilios que contienen huevo, carnes , pescados y grasas.  Si tenemos ollas o sartenes de teflón o antiadherente lo limpiamos con una servilleta de papel lo juagamos bien y listo. Si la grasa está muy pegada o seca, podemos colocarlo unos segundos al fuego para derretir la grasa y que su desprendimiento sea más fácil.


Es necesario procurar que la menor cantidad de grasa se vaya por las tuberías.

Esta tercera repetición duró

  • Enjabonar: 3 minutos :53 segundos
  • Lavar 3 minutos 35 segundos
  • Secar y organizar  4 minutos 30 segundos
7. Limpiar y organizar el resto de la cocina

         Por último, limpiar y organizar la cocina y mesones. Para esto hay que recoger, , lavar mesones, limpiar la estufa, etc.


Duración 17 minutos

Nota: cada vez que se secaba la loza fue necesario colocarla en su lugar




8. Cuanta agua utilizamos

Se utilizaron 17 litros de agua, 1 balde y medio, realmente muy poco para la cantidad de loza y utensilios que había y lo que normalmente se utiliza.



9. En resumen

Para lavar los trastes de la cocina de manera sostenible es necesario:

  • Tener un recipiente lo suficientemente grande para recoger agua de lavado y un colador (ojalá viejo, no el que se usa para el jugo)
  • Organizar la loza iniciando por la “menos sucia” hasta llegar a la que contiene residuos de grasa, carne y huevos
  • Después de enjabonar la loza se organiza en el recipiente de la siguiente manera, en el fondo cubiertos, seguido de platos y utensilios hondos, hasta llegar a los platos y utensilios pandos, de esta manera se aprovecha mejor el agua de enjuague.
  • En el momento de vaciar el recipiente de agua, pasarlo por el colador, para evitar la colmatación del lavadero, tuberías y disminuir la cantidad de sólidos que se vierten a los ríos y plantas de tratamiento
  • A continuación se presenta un resumen de los tiempos y agua utilizados


Con el desorden y loza que había, si no se hubiera organizado, la duración del arreglo de la cocina hubiera sido de aproximadamente 2 horas o más y se hubiera gastado hasta 3 o 4 veces más de agua

10. Reflexiones

Ojalá no se haya aburrido con la primera foto.

Una de las reflexiones más importantes de este ejercicio es que si mi mamá hubiera estado o la señora del aseo hubiera venido, ellas habrían realizado ese trabajo tan arduo. Estoy tan acostumbrada a que la loza y los utensilios se dejan sucios en la cocina y más tarde están limpios que a uno se le olvida que no se lavaron solos (para que vean que eso no le pasa solo a los hombres...). Y créanme, después de eso quedé muy cansada y eso lo tienen que vivir diariamente mamás, tías, abuelas, etc

Y bueno, al tratar de explicar este método para lavar los utensilios de la cocina, me di cuenta que aunque esta acción puede ayudar a los ríos, los peces, los glaciares, realmente afecta mi ambiente inmediato: mi casa y ayuda a los seres más cercanos a mí, mi familia y las personas que ayudan en los quehaceres de la casa.

A veces se nos olvida que nuestro ambiente inmediato es nuestro hogar y pequeñas acciones como lavar ese pocillo inmediatamente después de usarlo, no dejar que la mugre se seque en la loza, pueden hacer una gran  diferencia. Porque tal vez uno nunca sepa de un pingüino salvado por utilizar menos agua al lavar la loza, pero seguramente se va a notar en su casa, en las personas que le atienden y obviamente en la factura del agua.

Y es así como a través de un ejemplo muy sencillo sobre cómo calcular la huella hídrica o la cantidad de agua utilizada al lavar los trastes de una casa, encontramos que hay un ambiente más cercano y más urgido de nuestra ayuda y apoyo. Una vez entendamos y seamos útiles en este ambiente (en todo sentido), seguramente podremos avanzar hacia entornos más complejos y más de moda.

Cuando inicié esta entrada, nunca pensé en las reflexiones a las que me llevaría, sin embargo, creo que ha sido una de las conclusiones más reveladoras que he encontrado en este viaje hacia una una Humanidad Sostenible





Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en el último mes

Entradas populares

TÉRMINOS LEGALES

Creative Commons License
Humanidad Sostenible está bajo una licencia de Creative Commons.

  © Blogger template On The Road by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP