Buscar en Humanidad sostenible

El precio de pensar y actuar diferente

martes, 25 de octubre de 2011

En una ocasión, Mark Twain contó la historia de un gato que un día saltó para subirse a una estufa caliente y se quemó la panza. Ese gato nunca más volvió a saltar para subirse a una estufa caliente - pero ese mismo gato ¡nunca saltó para subirse a una estufa fría, tampoco!.

Con esta reflexión quiero contarles una anécdota de una amigo y colega a quien quiero y respeto. El me permitió y me permite aplicar muchas de las cosas que pienso. El es una de las personas que más claridad tiene sobre cómo debería enfocarse la Evaluación de Impacto Ambiental. Hace poco estábamos discutiendo con un grupo de profesionales sobre  la metodología de evaluación de impacto para un proyecto específico y disertando un poco sobre los errores frecuentes de éstas. Cuando el llegó dijo "Ahhh! están hablando de evaluación ambiental, yo se que eso está mal por eso no me meto, adiós".

Al principio, me dio un poco de desconcierto saber, que él con tanto conocimiento encima y sabiendo cómo se puede manejar el tema, tome esa actitud. Sin embargo, días después tuvimos una conversación y me dí cuenta que lo juzgué demasíado pronto.

La razón de su actitud tuvo su origen con un trabajo que realizó para un cliente específico. En resumen, la  historia es que para ese cliente, realizó un Estudio de Impacto Ambiental, con unos lineamientos de Evaluación Ambiental Estratégica EAE y conceptos que  pueden enmarcar los reales impactos de un proyecto. Sin embargo, la autoridad ambiental que evaluó el estudio, como no entendía el concepto y en lugar de solicitar sustentaciones sobre la metodología, sobre sus beneficios, por qué se evaluó bajo ese concepto y qué significaba esto, y cual era el aporte que esta metodología daba al proyecto, se limitó a devolverlo y a solicitar un nuevo estudio bajo  metodología convencionales.

El costo de este nuevo estudio fue de casi U$15.000 que fueron asumidos en su totalidad por él y su empresa, ya que el cliente, con justa razón ya había pagado por un estudio. Entonces desde ese día, él no se mete en el tema y dice que hasta que no exista un cambio de mentalidad en el Ministerio de Ambiente y Corporaciones Autónomas Regionales, no vuelve a involucrarse en la discusión. 

A mi amigo le pasó lo mismo que al gatico de la historia

¿A qué voy con todo esto?

Bueno, usted se preguntará. Y?

Esto tiene varias enseñanzas:

  • Pensar diferente tiene un precio que generalmente es intangible, tiene que ver con aceptación social o gremial, pero actuar diferente tiene un precio mayor como le pasó a mi amigo. Pero uno debe estar dispuesto a paga el precio, si es que realmente quiere diferenciarse y hacer algo más que lo que hacen los demás;
  • Hay que entender que muchas personas no están preparadas para el cambio y reaccionan cuando el status quo es alterado y su reacción es más evidiente cuando tienen poder;
  • Hay que ver las cosas en perspectiva, ya que no somos gatos. Ese primer choque de sus ideas con la realidad de mi amigo le costó U$15.000, mucho estrés y posiblemente un cliente. Eso qué significa, que debe cambiar de estrategia. Hace algunos días en este blog tratamos el tema de los errores frecuentes de las evaluaciones de impacto, sin embargo, yo aplico las metodologías convencionales, porque se que ese es el status quo y si me salgo de él, puedo tener choques, sin embargo, aplico dos estrategias principales. Por un lado, publico lo que pienso en este blog para exponer lo que pienso y así encontrar fortalezas y debilidades a mis pensamientos y por el otro en cada evaluación que realizo, imprimo pequeños cambios, que pueden parecer imperceptible, pero que tienen un objetivo particular dependiendo del cambio que realice. 
  • Yo nunca hago una evaluación ambiental igual a otra (a menos que el cliente ya tenga una metodología preestablecida), aunque me baso en los enfoques aceptados, siempre tiene algo diferente y los resultados que veo relevantes los voy aplicando en la siguiente evaluación.

  • Todas las experiencias, buenas o malas hay que capitalizarlas, mi amigo dice que perdió U$15.000 por pensar diferente, por qué no tomar esto como una inversión. Estoy segura que si toma las decisiones adecuadas los puede convertir en U$150.000 y más

En esta situación en la que se encuentra mi amigo, están muchas personas y no solo en el área ambiental, sino en muchas áreas del conocimiento. Y bueno, mi objetivo con esta entrada es mostrar que pensar diferente tiene un precio y que es nuestra responsabilidad asumir ese precio y volverlo una inversión y capitalizarla para direccionar el camino más adecuado hacia donde uno quiere llegar.



Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en el último mes

Entradas populares

TÉRMINOS LEGALES

Creative Commons License
Humanidad Sostenible está bajo una licencia de Creative Commons.

  © Blogger template On The Road by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP