Google
la Web Humanidad Sostenible

Reflexiones sobre el manejo de residuos

jueves, 5 de mayo de 2011

Hoy quiero contarles una reflexión que me conmovió mucho y trata un poquito sobre el tema del manejo de residuos y mucho sobre nuestras intenciones y nuestros actos.

Una verdad a medias

Cuando inicié el proceso de separar y acondicionar los residuos en mi casa (Lecciones aprendidas del reciclaje),  que fue largo y dispensdioso, una de las objeciones que recibía de mi familia era: "¿Para qué me tomo el tiempo y el esfuerzo de realizar esto si de todas maneras no va a servir para nada? ya que todo se va a volver a juntar en el relleno sanitario. Muchas personas también me decían la misma objeción.

No es dejarle un mundo mejor a nuestros hijos, es dejar mejores hijos para el mundo

Yo siempre me quedaba callada tanto a este cuestionamiento, como  a las afirmaciones de que es mejor no hacer nada, ya que el sistema no funciona, no hay políticas claras, hay corrupción, etc. Sin embargo, un día en una reunión familiar en que salió a relucir el tema y todas las "brillantes" razones de por las cuales no separar los residuos, me di cuenta que mis sobrinas, en ese entonces de 5, 4 y 2 años estaban presentes. Ellas escuchaban atentamente todo lo que se decía y entonces me dí cuenta que este escenario era una real prueba de fuego para iniciar un cambio, no solo en el manejo de residuos, sino en el manejo mismo de la vida.

En ese momento había que pensar rápido, porque habían tres niñas que estaban recibiendo una información errada que me evidenció de una manera muy clara y aterradora cómo es de fácil heredar nuestros viejos e ineficientes patrones de conducta. Entonces, debía en ese mismo momento aportar otro tipo de información que anulara el anterior y que permitiera a estas tres niñas que representan el futuro, encontrar justificación para hacer las cosas bien.

Y después de pensar un momento mi respuesta fue la siguiente: "Los procesos no son perfectos, las personas no son perfectas y sí, tal vez falte mucho para que lleguemos a tener un sistema de gestión de materiales medianamente bueno, pero eso no significa que no debamos empezar, porque aunque los residuos que separan en mi casa se vuelven a unir en el camión de la basura, yo se que mi hogar como una infinitesimal parte del sistema, está empezando a funcionar y eso es lo importante. Que se aproveche o no se aproveche ese es otro tema de discusión y este no es ni el escenario ni el momento para discutirlo, porque nosotros no tenemos poder decisión política en la ciudad y, pero si tenemos poder sobre nuestras propias acciones. 

Cuando el sistema funcione, es claro que ya existe una familia menos a la cual convencer, ya existe una familia más que está haciendo las cosas un poco mejor que antes. Porque realmente no importa si los demás hicieron o no hicieron, lo importante es que los residuos de mi hogar ya se separan constantemente sin necesidad de que nos digan nada y ya hace parte de nuestro día a día, ese es nuestro logro.

Ante este esta situación la conversación cambió, hubo chistes y objeciones al tema, pero vi que mi objetivo inicial se había cumplido. Mi sobrina mayor me preguntó qué era infinitesimal. Yo le expliqué que era una parte muy chiquititititica de una cosa, como una borona de pan.

Nuestras palabras dejan huella

Hace quince días, mi sobrina mayor (ahora de 7 años) me dijo: "Tía, a mi me da mucha tristeza que la gente le haga daño a los perritos y los gaticos. Yo le dije a un niño que le estaba pegando a un perrito, que no le pegara, pero no me hizo caso. Claro tía que yo ya se que no se les debe pegar a los animalitos, porque ellos sienten y bueno voy a escribir un cuento sobre no maltratar a los animalitos, así de pronto el niño entiende, porque aunque él sea un infinitesimal, tiene que tratar bien a los animalitos ". Me reí un poco, la abracé, le di un beso y le expliqué que todos eramos infinitesimales, pero cada uno de nuestros actos marcan la diferencia y que me parecía excelente que hiciera el cuento.

En ese momento me di cuenta que una palabra con contenido en el momento justo, una buena sustentación acompañada de acción, pueden ser la clave del cambio hacia una humanidad sostenible.

---------

Este relato como todos los escritos que encontrará en este blog hacen parte de mi experiencia y mi aprendizaje personales. Yo transmito lo poco que se y agradezco a quienes lean y crean que esta información es importante y digna de transmitir, lo hagan citando la fuente. Más allá del ego, una humanidad sostenible también significa el respeto y reconocimiento por el conocimiento del otro.  



Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en el último mes

Entradas populares

TÉRMINOS LEGALES

Creative Commons License
Humanidad Sostenible está bajo una licencia de Creative Commons.

  © Blogger template On The Road by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP